Tu vestido eres Tú  Moda

La premisa es enamorarte… enamorarte una y otra vez cada vez que lo mires. Que sonrías al mirarlo, que tus ojos brillen y tu corazón lata un poco más fuerte. No, esta vez no hablamos de tu futuro esposo, sino, de tu vestido soñado, ese con el que muchas veces te viste caminando hacia el altar y sabías que lucías perfecta. Como la princesa de los cuentos de Disney, mejor aún, como la reina que eres. 

Sí, es verdad que hay un sinfín de diseños que pueden marearte antes de elegir el correcto, pero ya sabes la frase: hay que besar muchos sapos antes de encontrar a tu príncipe. Y esto es una analogía con la búsqueda de tu vestido. Te puedes probar todos, todos los modelos que quieras, aun los que  crees que no son tu estilo, porque en el momento en el que te mires en ese gran espejo, tu corazón te dirá cuál es “el vestido”. 

Si hablamos de tendencias, sin duda las novias tienen una especial inclinación por los cortes strapless, que además son muy femeninos y elegantes, los diseños princesa que son muy románticos y las variaciones del blanco, que han ido aumentando con los años. Claro, estas no son reglas de la moda nupcial, sino preferencias de muchas candidatas al altar.

Sin embargo, y felizmente, hay un gran abanico  de posibilidades para todas las novias que busquen algo menos convencional y por qué no, más atrevido. Ya sea en cuanto al diseño en sí, por ejemplo, un escote sofisticado en la espalda, o en cuanto al color, jugar con los tonos champagne o incluir toques de color en la falda. Todo está permitido, la única regla es ser tú. 

Como siempre, y para guardar la armonía con la boda, si hay algunos puntos que hay que tener en cuenta: si la ceremonia es al aire libre o en un lugar cerrado, si se celebrará de día o de noche, si habrá un estilo marcado (por ejemplo, vintage, rústico, rockero, etc.)
Recuerda…

Es importante repasar algunos tips para que puedas disfrutar todo el proceso. Ya hay muchas novias que han pasado por el mismo camino y saben cómo hacerlo más llevadero. Aquí, sus sabios consejos: 
-    Trata de no ir con mucha gente a la prueba de tu vestido. Tal vez sólo tu mamá, y tu hermana, porque quieras o no, la opinión de mucha gente puede confundirte y hasta estresarte, así que lo mejor es reducir la compañía a una o dos personas de confianza. 
-    Elige comodidad y calidad. Esta combinación es realmente perfecta. No vayas a pensar que verte linda y sentirte cómoda no pueden ir de la mano, todo lo contrario. Trata de escoger un modelo que te permita disfrutar al máximo de tu día.
-    Pruébatelo, muévete, camina, baila. Cuando creas que has encontrado el vestido de tus sueños, no te quedes estática mirándote al espejo, sino muévete, alza los brazos, has todo lo que harás en tu boda, y si no te sientes cómoda, ese vestido no es el correcto. 
Los dos últimos tips, son sólo para recordar y grabarlo en la memoria: sigue a tu corazón y no dejes de ser tú. Al final, eso será siempre lo más importante. Disfruta. 

Encuentra más opciones en nuestra seccion pasarelas http://www.casateypunto.com/pasarela

Regresar

LA Revista

Cásate y Punto

Esta edición estará disponible en formato digital apartir de